En los medios‎ > ‎

Derechos de agua: hasta $68 millones puede costar el litro por segundo en Chile (La Tercera-Pulso, 05/08/2018 web, 06/08/2018 papel)

publicado a la‎(s)‎ 6 dic. 2018 18:07 por Contacto Compragua   [ actualizado el 6 dic. 2018 18:09 ]
El valor depende del equilibrio oferta-demanda y del estado del acuífero. Según datos del portal Compragua.cl, el agro es el sector que más solicita derechos y la minería es la más intensiva en el uso del agua, aunque la nueva normativa ambiental ha ido reduciendo el consumo.

Autor: Tamara Flores

En Chile, el agua es un bien nacional de uso público, cuyo derecho de aprovechamiento se otorga a los particulares, de acuerdo con una serie de condiciones establecidas en el Código de Aguas. Al tener un dueño, tiene también un precio y puede ser transada. Pero ¿cuánto puede llegar a costar y para qué se usa?

De acuerdo a un levantamiento realizado por la plataforma Compragua.cl, portal de reasignación de derechos de aprovechamiento de agua, el precio actual de los derechos que se publican en el sitio se mueve en rangos que van desde los $1,5 millones a los $68 millones el litro por segundo.

El menor precio se encuentra en Talca, en el acuífero Maule Medio, mientras que el mayor valor corresponde al acuífero Calama-El Loa (ver infografía).

(clic para agrandar)

En la Región Metropolitana, la disparidad es un poco más acotada, con valores que parten en $5 millones (Lampa) y terminan en $35 millones (Chicureo).

Como en todo bien de consumo, el precio varía dependiendo de la oferta, la demanda y del estado del acuífero (prohibición, restricción reestudio y en estudio).

Así, los acuíferos de Azapa y Mal Paso, por ejemplo, son zonas de prohibición, donde “no debiera ser posible adquirir ‘nuevos’ derechos definitivos, sino que son los derechos ya existentes los que se debieran redistribuir, vía compraventas en los diversos mercados de aguas”, explica Christian Valenzuela, ingeniero en Recursos Naturales, master en gobernanza de riesgos y recursos y fundador de Compragua.cl.

En tanto, en los acuíferos con restricción “sólo es posible constituir nuevos derechos provisionales, los que pueden ser caducados por la autoridad en cualquier momento, como ha sucedido en Copiapó, Petorca y La Ligua”, agrega Valenzuela. Añade que “es previsible que en otros sectores se comiencen a producir judicializaciones para caducar derechos provisionales existentes”.

Solicitudes y usos. En cuanto al uso del recurso por sectores productivos, Valenzuela detalla que el rubro que consume más agua es el agrícola y, por tanto, “hoy los mayores propietarios de derechos de aguas consuntivos son los agricultores”. Lo anterior, hace que sean también los mayores oferentes, sobre todo cuando sus proyectos agrícolas ya terminaron.

Cuando eso sucede, los que más demandan derechos de aguas para comprar son otros agricultores, “pero han irrumpido fuerte los sectores industrial, sanitario e inmobiliario doméstico. Este último especialmente con objetivos ornamentales para el riego de jardines, parques privados y canchas”, explica Valenzuela.

La minería es el sector más intensivo en el uso, ya que la mayor parte del recurso que extrae no vuelve a estar disponible para otros usos. Sin embargo, este rubro ha bajado en su demanda, dado que la autoridad ambiental les ha exigido obtener recursos hídricos de fuentes distintas a las aguas naturales continentales. “En consecuencia se ha empujado a la minería a aumentar la re-utilización y a extraer agua de mar, no siempre con la necesidad de desalarla dependiendo del proceso”, detalla.

Litros por segundo. La unidad de medida para el otorgamiento de derechos de agua es la de litros por segundo. Es decir, una botella de agua de 1 litro pasando en ese intervalo de tiempo, o bien 60 litros por minuto. Poniendo la fórmula en perspectiva, un litro por segundo equivale a: el riego agrícola de entre 1 y 4 hectáreas (dependiendo del tipo de cultivo y la eficiencia de riego); consumo de agua potable y saneamiento de 250 personas; o procesar 52 mil toneladas al año de cobre.
  • Escasez. En los últimos meses, algunos grupos han asociado la escasez de agua con el tratamiento en calidad de 'mercancía' que tiene el recurso. Al respecto, Christian Valenzuela dice que el problema de la falta del recurso se ha dado "en todos lados del planeta y con los más diversos sistemas legales, de gestión y asignación".
  • Mercado y asignación. En cuanto a las críticas por la existencia de mercados del agua, el experto afirma que el problema de fondo es la falta de dinamismo en ellos, lo que evita que se produzca la reasignación. Agrega que entregar derechos es una forma de ordenar y poner límites a su extracción.
  • Durante este año, el ministro de Agricultura, Antonio Walker, espera ingresar el proyecto definitivo de reforma al Código de Aguas.