Compragua participa en seminario organizado por la Universidad de Chile (Infogate, 29-10-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:36 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:36 ]

Durante el desarrollo de la mesa “Asignación, reasignación y reformas legales” destacaron con su ponencia sobre “Mercados de Agua para la sustentabilidad: una oportunidad para desencadenar necesarias reformas legales”.

Por Carlos Martínez

Compragua participa en seminario organizado por la Universidad de Chile

El debate en torno al régimen jurídico de las aguas se ha convertido en un tema prioritario en la discusión legislativa nacional, principalmente a raíz de las diversas propuestas de reforma presentadas a lo largo de estos años y al cuestionado cuerpo normativo que rige en la materia.

Es por esto que los socios de la empresa Compragua presentaron, durante la segunda versión de las Jornadas del Régimen Jurídico de las Aguas, su ponencia sobre “Mercados de Agua para la sustentabilidad: una oportunidad para desencadenar necesarias reformas legales”.

Christian Valenzuela, director ejecutivo de Compragua.cl Ltda., señaló que “es importante que se den estos espacios para debatir sobre temas que se están discutiendo en el Congreso, como es la reforma al Código de Aguas. Nosotros en esta ponencia presentamos cómo los mercados de aguas podrían ayudar a la necesaria reasignación de los recursos hídricos hacia diversas causas de utilidad pública”.

Esta actividad se llevó a cabo los días 21 y 22 de noviembre, y fue organizada por el Centro de Derecho Ambiental (CDA) y el Centro de Regulación y Competencia (REgCom), ambos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, en conjunto con la Dirección General de Aguas del MOP.

Más de 60 expertos del área jurídica y medioambiental expusieron y debatieron temas relacionados a la regulación de las aguas, tales como: propiedad, derecho comparado, gobernanza, aguas indígenas, derecho humano al agua, glaciares, fuentes alternativas (reciclaje, reúso y desalinización de las aguas), fiscalización, sanciones, sistemas de información, potestades administrativas, institucionalidad, cambio climático, tratados internacionales, entre otros.

Abren el debate en torno al régimen jurídico de las aguas en Chile (El Economista América, 28-11-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:33 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:33 ]

Compragua.jpg
Seminario abordó mercados de agua para la sustentabilidad.

La discusión respecto al régimen jurídico de las aguas se ha convertido en un tema prioritario en la discusión legislativa, principalmente, a raíz de las diversas propuestas de reforma presentadas en estos años y al cuestionado cuerpo normativo.

Los socios de Compragua presentaron, durante la segunda versión de las Jornadas del Régimen Jurídico de las Aguas, su ponencia sobre "Mercados de Agua para la sustentabilidad: una oportunidad para desencadenar necesarias reformas legales".

"Es importante que se den estos espacios para debatir sobre temas que se están discutiendo en el Congreso, como es la reforma al Código de Aguas. Nosotros en esta ponencia presentamos cómo los mercados de aguas podrían ayudar a la necesaria reasignación de los recursos hídricos hacia diversas causas de utilidad pública", dijo Christian Valenzuela, director ejecutivo de Compragua.cl

Esta actividad fue organizada por el Centro de Derecho Ambiental (CDA) y el Centro de Regulación y Competencia (REgCom), ambos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, en conjunto con la Dirección General de Aguas del MOP.

Más de 60 expertos del área jurídica y medioambiental expusieron y debatieron temas relacionados a la regulación de las aguas, tales como: propiedad, derecho comparado, gobernanza, aguas indígenas, derecho humano al agua, glaciares, fuentes alternativas (reciclaje, reúso y desalinización de las aguas), fiscalización, sanciones, sistemas de información, potestades administrativas, institucionalidad, cambio climático, tratados internacionales, entre otros.

Expertos y la prioridad del Consejo de Ministros a estos proyectos: Embalses cumplen rol clave en aumentar la oferta de agua en épocas de escasez (El Sur Concepción, 28-10-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:21 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:29 ]

Dado el alto costo de este tipo de obras, es fundamental darles prioridad para asegurar el riego en los valles, dicen los especialistas.

Por Javier Martínez Gutiérrez
javier.martinez@diarioelsur.cl

Hace unos días el Consejo de Ministros de la Comisión Nacional de Riego aprobó el plan para priorizar la construcción de 23 embalses. Entre ellos, esta la construcción del Embalse de Punilla, en Nuble. Esto se traduce en que buscan con la implementación de nuevas infraestructuras a lo largo de Chile asegurar el riego agrícola por los próximos 20 años.

Al respecto, Christian Valenzuela, director ejecutivo de Compragua.cl Ltda, sostuvo que la necesidad de construir estos embalses data de hace muchos años. "Dado el alto costo de este tipo de obras, es fundamental darles prioridad para asegurar el riego en nuestros valles y acumular agua de crecidas extraordinarias que, de otra forma, no serían aprovechables e incluso pueden causar desastres. Estos embalses además muchas veces logran más propósitos, como producir energía, regular temperaturas y ser escenarios del turismo y deportes náuticos", apuntó.

Agregó que los embalses cumplen la función de aumentar la oferta de agua en épocas de escasez. Sin perjuicio de ello, dijo que también es muy importante adoptar otras medidas para disminuir la demanda, como por ejemplo, relocalización de extracciones hacia zonas más abundantes, eficiencia de uso y disminución de títulos de derechos de aguas, esto último ajustando la disponibilidad que existe en las fuentes respecto de las extracciones que pueden realizar sustentablemente los usuarios.

Lo anterior, cree, debido a que los derechos de agua en muchos sectores se han "sobre otorgado" más allá de lo sostenible. Existen herramientas muy útiles para este segundo propósito, como la compraventa y la expropiación de derechos de aguas, lamentablemente el Estado no las ocupa.

Beneficios
Sobre el esperado proyecto Punilla, que hoy ya es parte de la Región de Ñuble y que lleva años de espera, indicó que además del tiempo, se estima que su construcción durará aproximadamente 10 años. "La obra permitirá la generación de beneficios directos para la economía y el empleo en la zona, mejoran las superficies cultivables, la seguridad de riego, el control de crecidas y la irrigación efectiva de más de 60 mil hectáreas, entre otros aportes", estimó. Ahora, sumó que en cambio se deben adecuar los cultivos a la variabilidad natural del Río Nuble, abarcando apenas un tercio de la superficie cultivable, esto es, unas 20 mil hectáreas.

"Con la seguridad que entregaría el embalse se podrá dar paso a cultivos de mayor valor, como árboles frutales. Además, este embalse permitiría el riego de aproximadamente 10 mil hectáreas adicionales de predios, que hoy no tienen cómo acceder al recurso", aventuró.

En tanto, Agustín Silva Almarza, abogado de la U. de Chile, máster (c) en Derecho Ambiental de la misma casa de estudios, sostuvo que con esta prioridad que dio el Consejo de Ministros, señaló que la variación de las condiciones climáticas, con cambios y descensos en el volumen de precipitaciones, es una contingencia que pone en riesgo el futuro de la agricultura del país, mermando el respaldo hídrico o físico de los derechos de aguas que tienen los diversos usuarios.

Además, manifestó que de poner en riesgo la agricultura y otros usos, los escenarios de escasez ponen en peligro el equilibrio ambiental de las cuencas. "Los embalses comprometidos dan tranquilidad y seguridad a la economía y permiten cubrir la creciente demanda de alimentos, tanto interna como externa (se estima que el año 2050 el mundo demandará un 70% más de alimentos)", apuntó.

En lo ambiental, afirmó que es importante cuidar que estos embalses cumplan con altos estándares, permitan la circulación de las especies, respeten caudales ecológicos aguas abajo, entre otros aspectos, de esta forma pueden incluso recuperar condiciones naturales que se han visto afectadas por la escasez.

Ahora, en caso de que estas iniciativas no se aceleren, Valenzuela añadió que los embalses permiten garantizar el flujo continuo de agua. Si no se asegura ello, se puede generar situaciones indeseables como grandes pérdidas para los agricultores, con la consecuente disminución de la oferta de alimentos; aumento en el precio de alimentos agrícolas para los consumidores; alza en el número e intensidad de los conflictos entre usuarios de aguas; incremento del gasto para abastecer el consumo humano de agua y daños ambientales producidos por la falta de servicios ecosistémicos que dependen del agua, recordando que muchas de las proyecciones de cambio climático auguran precipitaciones poco frecuentes y más intensas en la zona, lo que en eventos extremos significa un paso destructivo de agua que rápidamente llega al mar si es que no hay un embalse que la contenga y acumule.

Complejo
En tanto, el abogado, añadió que Chile tiene zonas que siempre han estado en una situación compleja. Desde la época prehispánica, recordó, los indígenas hacían canales y otras obras de infraestructura para asegurar el recurso hídrico, muchas de esas obras continuaron siendo utilizadas y desarrolladas hasta la fecha. El Canal San Carlos se construyó a principios de r800 a raíz de una sequía en el río Ma pocho, a fin de asegurar el suministro en Santiago.

"Sin embargo, hoy tenemos una población mucho más numerosa y esparcida por todo el territorio nacional, lo que ha acrecentado el número e intensidad de los ciertos conflictos sociales por el agua y genera la necesidad imperiosa de aumentar la infraestructura asociada al recurso", consideró.

Por eso, cree que hoy hay más capacidad de inversión y es necesario mejorar la gestión de administración e infraestructura (embalses por ejemplo), pero también manejar mejor la oferta en ciertos lugares específicos, a través de la compraventa o expropiación, cobro de contribuciones por tenencia de derechos, mayor fiscalización a extracciones no autorizadas, entre otras medidas.
  • En el caso del proyecto Punilla, de la Región de Nuble y que lleva anos de espera, se estima que su construcción durará aproximadamente 10 años.

Entrevista a Christian Valenzuela (CNN Chile, 28-10-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:12 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:13 ]

Entrevista a Agustín Silva (Radio Agricultura, 20-10-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:11 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:11 ]

Derecho de aguas: Sustentabilidad, factor relevante del debate de futura normativa (La Segunda-Especiales, 18-10-2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 14:02 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 14:22 ]

Expertos coinciden en que el recurso es escaso y factores como el cambio climático incidirán en que esa situación se extreme, por lo que cualquier reforma a la actual ley debe considerar esta variable.

Por Marcelo Romero G.

Por su variabilidad climatológica, Chile presenta distintas condiciones de oferta y demanda de agua, ya que en la zona centro-norte el recurso hídrico —que principalmente es de carácter subterráneo— escasea, mientras que en el sur es más abundante, especialmente a nivel de superficie, incluso pese a la disminución de lluvias de los últimos años respecto de los registros históricos como consecuencia del cambio climático.

Sin embargo, la ley —a través del Código de Aguas de 1981— estipula que "las aguas son bienes nacionales de uso público y se otorga a los particulares el derecho de aprovechamiento de ellas".

Es que contar con cantidades suficientes de agua es fundamental para actividades económicas como el riego agrícola, la minería y diversas industrias. Surge así el Derecho de Aguas, que —según el abogado experto en esta materia Luis Figueroa, en "Asignación y distribución de las aguas terrestres", 1995, Universidad Gabriela Mistral— corresponde a "la facultad de acceder a una fluente natural para extraer de ella una dotación de agua en un punto determinado u ocupar en el cauce mismo un cuerpo de agua para, en ambos casos, usar esas aguas en forma exclusiva". En nuestro país, el otorgamiento de esos derechos ha sido a título gratuito y la solicitud se hace ante la Dirección General de Aguas (DGA).

El Código de Aguas define, además, que "los derechos de aprovechamiento son consuntivos o no consuntivos". El derecho de aprovechamiento consuntivo es el que "faculta a su titular para consumir totalmente las aguas en cualquier actividad. El derecho de aprovechamiento no consuntivo es aquel que permite emplear el agua sin consumirla y obliga a restituirla en la forma que lo determine el acto de adquisición o de constitución del derecho".

En la actualidad está en trámite un nuevo Código de Aguas. Alberto Cardemil y Camila Lavín, socio y asociada del estudio jurídico Carey, explican que la tramitación del proyecto de modificación al Código de Aguas se inició en marzo 2011, a través de una moción parlamentaria que dio paso a la discusión en la Cámara de Diputados.

"Tras un largo debate, que implicó la revisión y aprobación del proyecto en cuatro comisiones de la Cámara y la incorporación de indicaciones sustitutivas por parte del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet en cuatro oportunidades, entre 2015 y 2016, con fecha 22 de noviembre de 2016, dicha cámara aprobó el proyecto de ley, dando pie al segundo trámite constitucional en el Senado", señalan.

En agosto de 2017, una vez terminada la votación de una serie de indicaciones, la iniciativa pasó a la Comisión de Agricultura del Senado, donde está en discusión.

Durante este año, el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, a través de sus ministros de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, y de Agricultura, Antonio Walker, han anunciado que ingresará importantes indicaciones sustitutivas al proyecto de reforma, lo que aún no ha ocurrido.

Los profesionales de Carey señalan que "el proyecto de modificación al Código de Aguas en discusión, sin considerar las indicaciones anunciadas, considera, en términos generales, la modificación del concepto de derechos de aprovechamiento de aguas con el objeto de limitar su uso y darle un carácter temporal; la restricción del uso de ciertos derechos en situaciones de escasez; el establecimiento de hipótesis de extinción y caducidad de derechos, y la reforma al sistema de pago de patentes por la no utilización de las aguas".

Hacia una gestión eficiente
Alejandro Díaz, académico de Legislación Minera de la Universidad Andrés Bello, plantea que hoy "la consideración de aspectos referidos a la sustentabilidad —en la asignación de derechos de aprovechamiento de aguas por parte de la autoridad— se ha transformado en un aspecto fundamental y que como tal no pueden ser soslayado".

Agrega que se puede concluir que "la asignación de derechos de propiedad sobre el uso o aprovechamiento de las aguas, que tiene su génesis en la necesidad de gestionar eficientemente un recurso escaso, debe considerar necesariamente su carácter de bien esencial para la vida. Como tal, debe ser gestionado, administrado y aprovechado en términos tales que no solo sirva para la satisfacción de las necesidades actuales, sino que para la subsistencia de las generaciones futuras".

Así, prescindir de la sustentabilidad en la asignación de derechos de aguas podría llevar a concebir estos como un aspecto netamente económico o regulatorio, y por ende, condenado al agotamiento.

"Se trata, por tanto, de un factor determinante a considerar en tiempos en los que el recurso se toma cada vez más escaso a raíz del cambio climático y el crecimiento exponencial de la población", asevera.

En esta línea, añade que existe un reconocimiento tácito de aquello en "el articulo 129 bis 1 del Código de Aguas, introducido por la reforma de la Ley 20.017 de 2005, con el denominado caudal mínimo ecológico".

Similar análisis realiza Álvaro Delgado, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Bernardo O'Higgins, quien subraya "la conciencia que están adquiriendo algunas personas sobre la real capacidad que posee nuestro planeta para sostener la vida. Es decir, reconocer que la Tierra no puede ser explotada desmedidamente, sino que es necesario ir aprovechando los recursos, pero de una forma ordenada, que permita su pronta recuperación y la mantención de los ciclos naturales. Esto es lo que se debe entender por sustentabilidad".

En ese sentido, añade, "la autoridad administrativa, al otorgar derechos de aguas, debe tener en consideración la sustentabilidad".

Christian Valenzuela, director ejecutivo de Compragua.cl Ltda. y especialista en derechos de aguas y gestión de recursos hídricos, en tanto, apunta a "invertir en mejor infraestructura, donde las antiguas obras estáticas deben modificarse a obras flexibles que permitan modificar a conveniencia la distribución de las aguas dentro de los canales de regadío. Hoy, para muchas agrícolas u otros usuarios que se benefician de los canales, existe una burocracia y costos altísimos para modificar sus extracciones".

En cifras
La Dirección General de Aguas —detalla Christian Valenzuela— tiene conocimiento de 133.208 derechos de aguas. Sin embargo, se estima que la cifra total supera los 360.000, la cual se completa con derechos que no están catastrados por el Ejecutivo. Durante 2018 —y hasta el 9 de octubre— han ingresado a la DGA 3.323 solicitudes de nuevos derechos de aguas y se han aprobado u otorgado un total de 134 nuevos derechos de aguas.

En cuanto a fiscalizaciones, Valenzuela asegura que "según el archivo de gestión de fiscalización disponible en www.dga.cl, en 2017 se realizaron 1.769 fiscalizaciones por diversas infracciones, entre las que se encuentran mal uso, extracción ilegal de aguas y obras no autorizadas en cauces, entre otros, de las cuales 243 están en trámite, 451 derivaron en la comprobación de infracciones ordenando la aplicación de multas, remitiendo antecedentes al Ministerio Público por delitos, ordenando destruir o paralizar obras, entre otros resultados, y el resto no derivó en comprobar infracciones".
  • 133 mil derechos de aguas hay en Chile, aunque cifra puede ser mayor.

Magíster y MBA: Un grado académico con un amplio abanico de oportunidades (La Tercera-Ediciones Especiales, 30/09/2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 13:03 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 13:21 ]

Habitualmente, un magíster en nuestro país tiene una duración de dos años. Conozca algunos testimonios de personas  que estudian o han egresado de alguno de estos programas de especialización.

Por: Jorge Aliaga y Romina Jaramillo

Agustín Silva
Abogado y especialista en derecho de aguas

Actualmente, Agustín Silva está en periodo de corrección de su tesis que versa sobre la desalinización de agua de mar. El abogado, de 34 años, sintió la necesidad de estudiar un magíster en Derecho Ambiental, ya que necesitaba certificar sus competencias, porque principalmente estuvo dedicado a trabajar en el ámbito de derecho de aguas. “Las clases del magíster eran de diversos temas. Uno de los que recuerdo se llamaba biodiversidad. Pude entender y dimensionar la fragilidad de los ecosistemas y su importancia para el funcionamiento del planeta”, explica. Hoy se desempeña en un emprendimiento llamado Compragua (www.compragua.cl), que se dedica a asesorar a clientes pequeños que no tienen posibilidad de acceder a una oficina de abogados especializada. “Comunidades que tienen sistemas de agua rural; casas o industrias que están fuera de las áreas de coberturas de las concesionarias sanitarias, entre otros”, son algunos de los casos que ha visto en este tiempo.

Entrevista a Christian Valenzuela (Radio ADN, 22/09/2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 12:51 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 13:22 ]

Entrevista a Agustín Silva (Radio Concierto, 21/08/2018)

publicado a la‎(s)‎ 7 dic. 2018 6:33 por Contacto Compragua   [ actualizado el 7 dic. 2018 6:44 ]

1-10 of 18